Arquitecto de mis sueños

0

Por Zaidena

Quiero que seas el arquitecto de mis sueños; que tus manos sabias en el arte de construir erijan un castillo donde se pueda vivir en libertad, con amor sincero, sin egoísmos, traiciones e infidelidades.

Donde todo lo que te digan sea verdad, que ni siquiera asome por tu mente la duda de que te puedan estar mintiendo; donde los amaneceres se anuncien con trinos y sean cálidos y fuertes; donde las noches sólo sean para que el alma repose y el cuerpo descanse mientras la luna cuide vigilante de cada uno.

Donde las flores inunden con su aroma tus pasos y éstos sean sutiles y etéreos sobre pisos ligeros de obstáculos; donde la comida sea para todos y sepa como manjares exquisitos y diferentes para el olfato, que los aromas se mezclen para dar lugar a esa sensación tan embriagante que producen, pues ellos nos traen añoranzas de lugares y épocas pasadas, donde seguramente fuimos felices.

Quiero arquitecto, que lo hagas grande, inmenso, para que puedan ir todos aquellos que amen de verdad, sólo los que amen, los que no sientan ni egoísmo, ni celos, ni inquietudes, ni angustias, porque saben de la cuantía de su amor y de la retribución al mismo.

No construyas ninguna habitación para la “desilusión”, ella no debe entrar; no le hagas lugar, todas las puertas deben estar cerradas para ella. Tampoco para la “mentira”, ¡menos aún para ella! Pero ten cuidado arquitecto cuando lo estés construyendo, no te dejes engañar por ella, es muy hábil, muy artera, con la experiencia que le da el ir recorriendo el mundo mintiendo y mintiendo.

No te dejes burlar, siempre está hermosamente vestida, su voz es dulce y cadenciosa, pero sus ojos no miran al alma porque tiene miedo de que te des cuenta que miente. No te dejes confundir.

Tampoco construyas nada donde la “envidia” pueda tener cabida; ella es muy destructiva, te va aniquilando de a poco, te mina el alma, ¡no se podría ser feliz con ella ahí!, pues con su resentimiento haría lo imposible para impedírtelo, y seguro iría acompañada de su amiga, la “furia”, que son su arrebato destruiría todo a su paso, pues en su andar lleva cólera y saña.

Entonces arquitecto… comienza por favor a construirlo.

Quiero que sea el oasis del amor, pero del amor perfecto, del amor único, del amor verdadero.

Constrúyelo y ponle jardines, fuentes, glorietas, luces… todo lo demás lo pondrá el mismo amor, ya que él todo lo puede, pues tiene fuerza, brío, dulzura, sabiduría, romanticismo, entrega, y con todos sus atributos hará que tu tarea sea menos ardua.

Y al terminarlo, al ver tu obra coronada de laureles por su perfección, ¡seguro que tú también… “arquitecto de mis sueños”… querrás quedarte a vivir en él!



El contenido plasmado en este blog es producto de la reflexión de su autor, de sus colaboradores y de los pensadores que en él se citan. Cualquier semejanza con la realidad o alguna ficcón literaria, televisiva, psicótica paranoide o de cualquier otra índole es mera coincidencia

Periplos en red busca crear espacios intelectuales donde los universitarios y académicos expresen sus inquietudes en torno a diferentes temas, motivo por el cual, las opiniones e ideas que expresan los autores no reflejan necesariamente las de Periplos en red, porque son responsabilidad de quienes colaboran para el blog escribiendo sus artículos.



Periplos en Red

Grab this Headline Animator

 
Ir Abajo Ir Arriba